Vampiros en Berlín *

Tren de Basel a Zurich

Un japonés sostiene su valija con la mirada perdida, ¿adónde va tan temprano? Tiene el pelo partido en dos, en el hemisferio derecho su presente y en el izquierdo, su país. Me identifico con su apuro inútil, el deseo de estar en lugares en los que no nos necesitan. Otros chicos de nacionalidad desconocida hablan el idioma universal de la sonrisa. Un tren es muchos trenes. Este tren es el mismo tren que va del aeropuerto de Schönefeld al centro de Berlín, como se va de Suiza a Alemania, de lo pequeño y prolijo a lo grande y contundente. En Berlín las calles se abren y las ideas se expanden con los espacios. En Berlín se puede tener grandes ideas porque los pensamientos no corren peligro, no hay amenazas para la creatividad, a pesar o por razón de la historia, el pueblo alemán ya estuvo amenazado todo lo que se puede estarlo. La ciudad me da espacio y me cobra lo justo. Acá pago sin deuda y apago la luz tranquila porque mi sueño es mi realidad. En verano todos dicen que aman al sol, pero yo veo la oscuridad lumínica en los ojos. Una sombra del pasado, un arrepentimiento que muerde, pedazos de muro que hablan solos. Mi chico dice que la memoria de la atrocidad está quizás en la ropa ochentosa, en los tatuajes, en el desenfreno de la cerveza tirada al sol. Ojos delineados sobre pieles blancas, cuadros y galerías top. Lo oriental y lo occidental se unen en mí. Mi parte represora, la que juzga, prohíbe, mata el deseo, se murió en Berlín, la dejé encandenada al muro. Mi parte globo se pinchó y abrió la cerradura a mi primer mundo, el primero que vi, el que quiero todo el tiempo. Quiero placer de calidad y sufrimiento al tono. La melancolía tendría que ser como el caviar, para comer poco y conciso. Pero hay una parte que no dejo, es la que me hará volver. Mi parte vampírica chupa la sangre de los berlineses, de esos lentes a lo John Lenon que no compré, del blanco del cuadro de la galería, de los espejos que no pude transportar. Se me transforman los ojos en rojos diamantes, digo te amo y me despierto con una gota de sangre en el labio.
cropped-peque82.jpg

*parte de un Libro de crónicas en vías de publicación

Posted by

I make a difference from image consulting because I connect your external image with the internal one. Clothes and Fashion is not just a superficial thing but this surface is related with your stories and wishes.

2 thoughts on “Vampiros en Berlín *

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s