VALIJAS

VALIJAS

Avión a Mikonos

Las valijas hablan del estado de las personas. Una valija demasiado cargada denota inseguridad y miedo a cruzar la frontera de lo conocido. Una pequeña y liviana, desapego y asombro frente al mundo. Además, cada lugar tiene su equipaje específico. En Venecia casi todos los pasajeros se quedan como mucho dos días y las callecitas estrechas, escaleras, puentes y vaporetos requieren que se ande liviano, de ser posible solo con una mochila. Las rueditas, aunque sean las de una valija pequeña, impiden moverse con facilidad por el  empedrado y no es bueno ver pasar hombres que trabajan de trasladar las valijas de las señoritas desprevenidas. En Alemania y en España conviene llevar valijas grandes vacías porque la ropa y la tecnología que al principio una se negará a comprar, luego irán ocupando cada vez más espacio. A la ropa de siempre se le irá perdiendo cariño y se terminará lamentando haberla sacado a pasear. Un pulóver por acá, un robot de cocina por allá. Se tendría  que poder cambiar de valija según la ciudad, pero como esto es prácticamente imposible, no sería mala idea diseñar el itinerario según el tipo de equipaje, o al menos no intentar juntar la muralla China y Nueva York. La maleta es una vida portátil, si una puede vivir con lo poco que lleva en una valija, es libre. Para eso las mujeres como yo podríamos aprender de algunos hombres, a quienes no se les ocurriría jamás contar prendas antes de dormir como se cuentan ovejas. De las valijas habría que eliminar el por las dudas. Y establecer la regla del uno para cada cosa, excepto para dentífricos diminutos que conviene llevar al menos tres, dependiendo la cantidad de días que dure el viaje. Los dentífricos grandes no están permitidos arriba de los aviones y uno  pequeño no nos alcanzará ni para los caninos. A la hora de armar el equipaje, es importante tener en cuenta primero que nada el peso de los cosméticos, frasquitos, crema, tecnología y luego la ropa. Llevar solo una muda de noche que es totalmente repetible, sobre todo si se sale con hombres. Shorts y pantalones se pueden usar por varios días cambiando el atuendo de arriba por lo que es aconsejable llevar unos clásicos. Remeras y blusas, llevar más y coloridas, sin preocuparse por las combinaciones. Es un buen momento para experimentar el placer de la ropa sin someterse a reglas inútiles. Claro que hacer una valija de verano no es igual que la de invierno. Pero la clave es siempre simplicidad. Por un momento, iba a decir renuncia, porque todo no se puede llevar. Pero eso es sólo por un momento y a los fines prácticos, porque enseguida se pueden comprar cosas nuevas. Un viaje sin regalos y sin objetos para recordar es como el amor sin sexo o la comida sin sal. Pero todo en su medida. Lo digo yo que en mi primer viaje a Europa, cargué un bolso sin rueditas de ciudad en ciudad y en este, logré reducirme a una valija de mano. Espero no volver a caer en la tentación. Sobrevuelo Mikonos y desde la ventanilla veo el turquesa, el amarillo de los vestidos, el blanco de los manteles que agita el viento.

Posted by

I make a difference from image consulting because I connect your external image with the internal one. Clothes and Fashion is not just a superficial thing but this surface is related with your stories and wishes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s