Dálmatas en las montañas

received_10154075233629505

Avión Bs As-Ushuaia

En Ushuaia -“Bahía que penetra el poniente”- me largué a caminar cuando tenía 1 año. Mis padres me trajeron en el 80 en un peugeot 504. Pasamos unos días de camping a pies de los picos nevados y después nos refugiamos en  una hostería corridos por las lluvia y el frio.

En mayo de 2007 volví en medio de una separación horrorosa (si bien ninguna es del todo feliz, salvo las que son más bien nacer de nuevo, esa en particular fue una ruptura enorme del cristal de mi inocencia y me hizo conocer una mezcla de miseria y juventud que nunca antes había experimentado). Tomé un avión como este, Bs As-Ushuaia, desde donde vi y lloré sobre las montañas nevadas . (Aún no llegamos, en menos de una hora mis ojos volverán a ver y tratarán de encontrar las 7 diferencias).

Cuando llegué al hostel vacío, sentí el frío de Mayo y la soledad. Los únicos pasajeros éramos una pareja de ucranianos y yo. Con ellos comencé la elaboración de ese duelo, ya que les conté de mi separación y que había ido a Ushuaia en Mayo porque esa era la fecha prevista para hacer un viaje con quien era mi pareja pero que a menos de un mes de viajar, canceló el amor supuesto y los vuelos. En el hostel comía yoghurt natural, dulce de membrillo y frutas secas.  Caminé la ciudad y el Museo Penitenciario, que me sirvió de metáfora del encierro. Una temporada extraña para Ushuaia, no había aún nieve para esquiar, pero tampoco noches mágicas y eternas de verano. Fuera de temporada, fuera de mí y de toda esperanza de conocer un amor libre y verdadero. Elegí Ushuaia  para sustituir Europa, quise volver por melancolía a los primeros pasos, porque era  caminar sobre tierra firme, aprender todo de nuevo.

Este año fui a Europa y vuelvo a Ushuaia enamorada.  Por algún motivo, parece  que estoy destinada a volver al fin del mundo cada vez que cruzo alguna frontera.  Es nuevo para mí ser bien amada,  pasar de América a Europa por el Beagle, ir y venir por el planeta, cruzar los anillos de Saturno en cada Bambi, ver más allá de cada fuego y encontrar una Ushuaia en otra, como si fuera una sucesión infinita de Mamushkas.

Posted by

I make a difference from image consulting because I connect your external image with the internal one. Clothes and Fashion is not just a superficial thing but this surface is related with your stories and wishes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s