La casa es el candado del corazón

-Una vez en Traful-

Habíamos alquilado una cabaña en el bosque. El día anterior yo había soñado con un viaje a Nueva York y estudios en París. Él dijo que era tiempo de cultivar el interior. Asentí y guardé mis deseos extranjeros en algún cajón de la memoria. Llegamos a la casa, abrimos las valijas. Luego salimos a buscar leña para el fuego. El canto de los pájaros esparcía la soledad. Lo nuestro se quebraba más fácil que las ramas secas pero actuábamos como si fuésemos húmedas, presos de un futuro gomoso y apático.

El sol comenzó a caer y la oscuridad se apoderó del bosque. Aunque hubiera preferido perderme, caminamos hacia la casa. Mi mente se enredaba en lianas. Buscaba la forma de escape a la ciudad, me debatía entre una vida abnegada que hiciera crecer el amor y un profundo manantial interno de obediencia. La culpa no permitía a mis neuronas establecer conexiones libres. Enfrascada en mis pensamientos y con la cabeza gacha, tropecé con una piedra y caí. Y desde la rodilla magullada, vi la casa.

Era extraño, porque había una luz prendida y yo no recordaba haber dejado ninguna. De hecho, cuando llegamos era de día y estaba segura, no habíamos tocado los interruptores. ¿Por qué había una luz prendida en una de las habitaciones de arriba y todo lo demás estaba oscuro? ¿Acaso alguno de los dueños..?

Entramos a la casa y recorrí las habitaciones de abajo, estaba todo igual. En la buhardilla, donde yo había armado mi escritorio, tampoco había luces.  ¿Habría visto mal?

Salí a toda prisa de la casa y tomé distancia para mirar con perspectiva. Para mi sorpresa, las sombras bañaban la cabaña desde arriba hacia abajo, sólo se veía la luz del televisor en el living y el reflejo de las piernas de él sobre el sofá. Aunque me sentí un poco inquieta, atribuí el fenómeno al estado confuso en el que me encontraba. Una mujer en dilemas de amor, puede ver lo que no hay. De hecho, mis sueños veían lugares absurdos.

Durante la noche, tuve pesadillas y me desperté varias veces a tomar agua en la oscuridad. El bosque de día me producía una sensación nutritiva o vital y de noche me hacía soñar con los pantanos que atrapó a los dinosaurios.

Al día siguiente hablamos sobre la luz prendida y él me tranquilizó diciendo que la bronca por ese tema del concurso había nublado mi percepción. Sin embargo, no terminaba de convencerme. Me sentía insegura y débil.

(Continuará…)

SAMSUNG CAMERA PICTURES
SAMSUNG CAMERA PICTURES

 

 

 

 

 

 

Posted by

I make a difference from image consulting because I connect your external image with the internal one. Clothes and Fashion is not just a superficial thing but this surface is related with your stories and wishes.

2 thoughts on “La casa es el candado del corazón

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s