Salir de la inocencia: ¿ qué es ser mujer?

Ser mujer y ser hombre son puntos de llegada y no de partida en el desarrollo sexual. Con la biología no alcanza para definir quién es hombre y quién mujer. Se puede tener órganos genitales femeninos y sin embargo estar en una posición  masculina. La posición  es el lugar simbólico desde donde se habla, un modo de relacionarse con los objetos o con la falta de ellos y una forma de acercarse al deseo.

Estas posiciones se construyen  a lo largo del tiempo. ¿ Para qué nos interesa conocer acerca de esa construcción? Para visualizar los límites y las potencialidades de la diferencia sexual así como estar al tanto de los desvíos en el desarrollo para no detenernos allí más tiempo del necesario. 

Vamos a ver cómo el conjunto de prácticas que involucran a la sexualidad rebalsan la noción medieval de los genitales, ya que el erotismo tiene que ver con la afirmación de la vida tal como lo define Bachelard.

Cuando nacemos, somos uno con el mundo. La teta o su sustituto  no es distinguida por el bebé como algo diferente de él. Cuando llora, le encajan la teta, lo limpian, lo acunan, todo lo que puede necesitar. Pero poco a poco en los casos normales y bruscamente en las deprivaciones infantiles, se comienza a abrir una brecha entre la necesidad del bebé y su satisfacción. A medida que crecemos, esta brecha se va haciendo más grande y la posibilidad de volver a recuperar esa experiencia total de satisfacción, parte de un mito.

Así comienzan a establecerse las diferencias en el psiquismo, no es lo mismo chupar que ser chupado. El destete es una de las primeras pérdidas que vive el ser humano (en este caso es una pérdida para el bebé y un duelo para la madre).

Cuando el niño comienza a caminar y empiezan los juegos de movilidad entre amigos o con su madre, aparecen los pares de opuestos activo/pasivo ya que la pérdida en juego acá es dejar los pañales, percibir que hay algo que sale del cuerpo y se pierde, se desprende, se separa. 

 La pasividad requiere de una actividad en el dejarse mover, tocar, sacar. Esto genera angustia porque los bebes empiezan a amar su caca cuando la pierden, algo similar les pasa a los adultos con posteriores objetos de deseo. Es notable que en este momento del desarrollo, los niños pueden ver los genitales diferentes del otro sexo pero no ven la diferencia o si la ven no la perciben con angustia.

Pero no es lo mismo que te saquen la teta y asi te des cuenta que eso no era tuyo en virtud de la frustración, a que dejes ir la caca que vos mismo podes visualizar.  La próxima pérdida en el desarrollo sexual va a resignificar las anteriores y a determinar si te ubicas del lado hombre o del lado mujer. Esto no tiene que ver exactamente con la homosexualidad, ya que se puede tener una elección heterosexual de objeto siendo mujer en los genitales pero sin asumir una posición femenina.

Simultáneamente a todos estos temas libidinales con los objetos pecho y heces, los niños entran en los lazos de amor de sus padres, esto es la famosa y repudiada estructura edípica. Piensen que para un niño, los padres y su familia cercana son el universo. Cada cosa se percibe unida al amor y al odio que se genera en ese circuito. Amor por poseer el objeto de amor y odio por el rival que estorba la posesión absoluta, el amor desde el vamos se constituye como “lo quiero todo para mi”.

Es frecuente escuchar  ~yo soy puro amor~  y tendríamos que agregar /en la conciencia/ porque en el inconsciente el odio o la envidia permanecen reprimidos (ver https://lorenacroceri.com/2017/06/13/la-competencia-entre-mujeres-la-ropa-y-la-importancia-de-la-otra-en-la-psicologia-femenina/. ) Aunque claramente hay personas mas odiosas, envidiosas, perversas y neuróticas, distinguidas en parte por la posibilidad o no de hacerse cargo y elaborar los conflictos. De todas formas la maldad humana no responde a un tema de diferencia sexual sino más bien a un punto de negación de la falta como operación psíquica pero no voy a ocuparme de eso ahora.

Entonces, el amor por los padres se acompaña de estímulos enviados por sus órganos sexuales.  La biología envía estímulos al pene y a la vagina ya que Freud vino a desterrar la idea del niño puro que no tiene sexualidad.

En determinado momento caen las fichas de un dominó y los niños relacionan los hechos. El odio por el rival y el amor por el objeto pueden producir culpa y entonces estamos en el terreno de la neurosis. Pero el niño no puede reconocer estos sentimientos como propios, así es como los proyecta en el rival:  es el padre imaginario que va a castigarme por haber deseado su objeto de amor.  ¿ Y cómo lo castiga? A través de lo más importante que le pasa al niño en ese momento, quitándole su órgano de mayor satisfacción, el pene. Así se constituye el temor a perder y la gran angustia que en lo posterior esto significa para los adultos, no ya el temor a perder el pene ya que eso quedó sepultado bajo la represión, sino el temor a perder otros objetos de amor y de deseo. 

Esto es importante en la constitución de una persona porque de lo contrario, la persona vivirá en la fantasía de un paraíso donde todo es posible y nada puede ser perdido. Esto es algo bastante común, nos cuesta aceptar la hostilidad del mundo. Por otra parte si esta operación no se inscribe, las personas no aceptarán las normas de una sociedad y tendrán vínculos psicopáticos con los otros, negando que existan diferencias entre hombres y mujeres, entre lo bueno y lo malo, entre roles y funciones, lo público y lo privado. Esto para dejar en claro que la represión no es el cuco ni eso que nos hace monstruosos. Lo horripilante es la forma en que esas represiones están instaladas, qué uso hacemos de ellas y sobre cuáles cuestiones recae. Es por eso que los procesos de transformación como el psicoanálisis o el arte (cuando están bien hechos)  producen una rectificación de ciertas represiones y establecimiento de otras necesarias para sostener la homeostasis del sistema psíquico.

Entonces en el punto máximo de amor y odio a los padres, el niño ve a la niña e interpreta su diferencia de órganos sexuales como un castigo-amenaza por el goce cometido.

La niña por su parte interpreta sus órganos genitales como una falta de pene por un castigo ya cometido. Pero en lo real no le falta nada, es una interpretación neurótica en la que muchas mujeres quedan atrapadas ad eternum. Me refiero a la modalidad del deseo insatisfecho, nada me viene bien, quiero pero no quiero. Esto es un serio impedimento en la sexualidad porque traba la consecución de los deseos, estorba la concreción de reuniones, proyectos, etc. Es un desvío, podríamos decir, de una sexualidad femenina con todas las letras.

En este punto, algunas mujeres hacen un vuelco a la masculinidad y otras a la feminidad. La diferencia sexual neurótica se instituye como  el temor a perder lo que se tiene o bien el no tener y  por tanto la envidia del que tiene.

Nuevamente aclaro que estas pulsiones están reprimidas y que cuanto más reprimidas están mayor escándalo nos provocará. Casi ninguna mujer diría que envidia el pene del hombre. Acá tenemos que introducir el término   “histeria”, casi ninguna histérica diría que envidia el pene del hombre porque la histeria no se caracteriza por decir las cosas de frente.                     

Querer tener lo que no se tiene desde la envidia marca el camino de la histeria o de la masculinización de las mujeres pero no de la femineidad. De la misma forma que sentirse amenazado por perder lo que se tiene y actuar a la defensiva como lo hace un obsesivo, no es lo propio de la posición macho que cabe ser bien diferenciada de machismo.

Para que se constituya una posición macho y una posición femenina, hay que salir de la histeria y de la neurosis obsesiva.

Qué es una mujer es una pregunta que no tiene una respuesta acabada pero el riesgo es que esta pregunta se vuelva síntoma en la histeria que literalmente no puede acabar el encuentro con su deseo o lo hace de una forma naif. 

Por otra parte, volvamos a acercarnos un poco a la biología y vamos a observar que la forma femenina de la relación sexual no tiene un punto final al modo de la masculina ni un punto tan claro de comienzo, ya que se relaciona de una forma más intima con lo emocional, el afecto y las palabras. En el hombre todo está más a la vista, su órgano genital no permite mentir acerca de la erección y tampoco de la finalización del acto con la eyaculacion.

La mujer tiene la posibilidad de mentir y por eso siempre será un misterio. Con esto no estoy haciendo una apología de la mentira sino por el contrario señalando algo verdadero en la constitución de la mujer, el misterio.

El juego del deseo se enciende con el misterio. Lo enigmático no es igual a lo histérico, claramente se diferencia porque la histeria nunca puede concretar y es un constante coquetear sin llegar a nada. La histérica chusmea y pregunta sólo por curiosidad, mira como quien no quiere la cosa y no se compromete en su mirada, pide amor de formas complicadas.

 Una mujer juega el juego del deseo, puede hacerlo desde un lugar de objeto porque sabe que no hay saber acerca de la sexualidad y que objeto es sólo una función temporal que no afecta su ser. El misterio es un velo orientado a la consecución del deseo no para obstaculizarlo sino al contrario aviva el fuego. Por eso recomiendo a las mujeres profundizar en estas estrategias misteriosas y dar rienda suelta a las fantasías, las palabras y la necesidad de sentirse miradas y amadas. Buscar activamente la voz pasiva del hacerse mirar o el hacerse desear aumenta los niveles de excitación.

Por otro lado, el misterio no implica desconocimiento. Es tan importante el autoconocimiento, sea en la práctica de la masturbacion o en el cuidado del cuerpo. Sin conocer el terreno no se puede jugar a las escondidas. Revisión de mamas, no solo con una finalidad de prevención del cáncer de mama sino como conciencia corporal de la forma y la sensibilidad. Espacios de lectura de una misma para entenderse y captar la forma amorfa antes de que sea diluida. 

La sexualidad femenina es un conjunto de prácticas de  misterio, autoconciencia y voz pasiva que confluyen en una especie de máscara no sufriente para la causación del deseo.

 El deseo no es un príncipe azul que te toca la puerta sino que para ser tocadas entramos en una búsqueda activa de ese placer. Una máscara que no es una defensa porque no está tapando lo que no se quiere mostrar por considerarlo menor (usar la ropa para tapar el rollo o por vergüenza a mostrar los pechos que es algo llamativamente común entre mujeres) sino el uso de una imagen cada vez más consciente de sí misma y del efecto que genera en los otros.  Algo así como salir de la inocencia, “sé que no se sabe acerca de la sexualidad y por eso juego el juego”. Un juego en serio no un juego histérico que antes de empezar te hace el game over.

Es más bien un disfraz para mostrarse escondiéndose y en eso la apariencia tiene un lugar importante ¿En qué medida está el misterio en tus ropas?  ¿Tu ropa deja ver todo acerca de vos como si fueras transparente? Es interesante pensar que a veces un simple touch puede poner misterio a tu outfit. Esto también es sexualidad.                                             

Posted by

I make a difference from image consulting because I connect your external image with the internal one. Clothes and Fashion is not just a superficial thing but this surface is related with your stories and wishes.

One thought on “Salir de la inocencia: ¿ qué es ser mujer?

  1. Oyeeee cómo solucionar la histeria, ya entiendo por qué postergo el lograr lo que me da placer: estudiar a tiempo, tocar piano, cumplir, soy indecisa, tengo 20 y nunca he tenido novio, seduzco y al final me aburro, quiero cambiar eso! pensé que era por mi educación por una fuerte represión de la sexualidad, entendí que era malo tocarse cuando era muy chiquita y mi mama solia limpiarme la vagina y mi papa llegó horrorizado a decir que eso era malo y yo quedé toda asustada y más adelante mi super yo con moral super católica, intenté explicarle eso a mis papás y que me dieran permiso y que me dijeran que “era una niña buena ” pese a eso, ellos me dijeron que si inicio una vida sexual,normal, que me cuidara y que siguiera estudiando y que si eso generaba que yo me saboteara que lo solucionara y rápido, qué mas puedo hacer para liberarme de esa culpa al placer? como que mi psiquismo lo entiendaaa

    Liked by 1 person

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s