Psicología de los uniformes, los estereotipos de un actor porno y una monja

La palabra “uniforme” viene del latín “unis”, único y “forme”, forma. Remite a una forma única. El primer uniforme se originó en Canadá en el siglo XIX, el famoso overol, que es una contracción lingüística del over all, por encima de todo, una prenda que cubría a las otras. En la misma época, Jacob Davis buscaba la generación de un pantalón duro, el vaquero, para los trabajadores en las vías del tren y el trabajo de los leñadores. Se asoció con Levis Strauss y crearon el blue jean, un buen ejemplo de una prenda que todo el mundo tiene en el placard y que oficia un poco de uniforme.

 

Porque si bien existen los uniformes que las empresas e instituciones implementan para sus empleados, los uniformes tienen un lugar en nuestros placares más allá de ellas, porque cumplen una función en la psicología humana.

En lo personal, un pantalón negro strech y una remera negra térmica, son mi uniforme perfecto para este invierno. Luego voy sumando variantes sobre esa base que en primer lugar me resulta práctica  este momento de mi vida donde me importa la suavidad, el erotismo, la funcionalidad. El negro es un lugar simple y misterioso a la vez. El strech me resulta cómodo y abrigado. Habrían muchos argumentos físicos o concretos para explicar la presencia del uniforme, también hay otras razones psíquicas. 

 

El ser humano en algunos casos se ha acostumbrado a culpabilizar a la institución de querer negar su individualidad. El uso de uniformes a veces genera una rebelión porque homogeniza y los hace a todos iguales. Por eso se tiran las corbatas sobre el sillón al finalizar la jornada laboral y se intervienen los uniformes escolares de fin de curso como símbolo de liberación.

Pero lo cierto es que el uso del uniforme funciona como una especie de memoria, que a veces tenemos un poco floja, “estás acá”, cumpliendo determinadas funciones. La forma en que la ropa incide sobre nuestras prácticas, puede ser comprobada poniéndose una bata o un saco entallado para escribir. Con la bata, las acciones y la posición del cuerpo tienden a generar sensaciones de entre/casa y fortalecen la idea de familiariadad. Con un saco entallado se pueden escribir informes e incluso sentir mayor autocontrol en la toma de desiciones. Nuestra imagen externa está conectada con la interna de la misma forma que una mujer recién separada, va a la peluqueria para que le corten eso que tiene de más.

 

En otros casos, se personalizan los uniformes. Las personas les imprimen algún toque que los distingue del resto o los combina de una forma que los hace especiales. Es que el uniforme puro y absoluto es para las máquinas (aunque cada vez menos) y para los muertos. El uniforme forma parte del dinamismo social aunque hunda sus raíces en la tendencia de permanecer igual. Los seres humanos tenemos un sello personal, aunque claro las instituciones tomen distintas actitudes o reacciones ante la aparición de ese sello personal en los uniformes. Ese sello personal, a veces conciente y otras inconciente, es parte del dinamismo, el cambio. 

Algunas empresas son concientes del beneficio para la productividad que les genera el incorporar los estilos personales de sus empleados sin romper del todo la uniformidad. Otras optaron por no usar uniformes o restringirlos a un sector. La cuestión es cómo se relacionan estos dos ejes: uniformidad y cambio. Y el espacio para elaborar estas cuestiones en la palabra que tengan las personas que los usan. 

Como sucede con los cuadros, los marcos pueden potenciar las imágenes contenidas en ellas al presentarlas, encauzarlas y transmitirlas de una forma diseñada, no ingenuamente producida. Es frecuente la queja de artistas respecto al montaje de sus obras cuando no se tiene cuidado en la curaduría. Es que la forma de montar una obra, es parte de la obra misma. Contenido y forma se unen en el formato en que le llegará al espectador. El marco podría ser como el uniforme en el que es presentada la imagen, la singularidad del cuadro o el estilo de la persona. Esta imagen no siempre es la que una quisiera, hay una distancia entre el yo y el yo ideal. Se es poco conciente de qué dice la imagen “propia”, excepto que pueda hacerla conciente y tomar cierto control, diseñar, elegir. A veces los otros ven otras cosas de una misma que una no ve no sólo porque no pueda verse la totalidad del cuerpo en el espejo sino porque los otros ven desde sus propios prismas perceptivos. Esos prismas pueden estar estereotipados o nuestros propios generadores de imagen estar rígidos, flojos, etc.  

Hay un video que circuló por las redes sociales, donde conversan un actor porno, Nacho Vidal y una monja, Sor Lucía Caram. https://youtu.be/Fjrv2cMqHzw Cada uno vestido de acuerdo a su uniforme. La monja le dice, “vos y yo vamos desnudos por la calle, porque al vernos la gente nos reconoce”. Ella va de hábito, él tiene tatuajes y un cuerpo esculpido, a la vista. Ambos tienen su uniforme con el cual comunican algo.

Es que los seres humanos tendemos a encontrar hábitos y permanecer en ellos. Incluso los artistas  volcamos las obsesiones transformadas a la obra, muchas veces atrapados en un mismo estilo o imagen.

Los uniformes me permiten hablar de “lo uniforme” que se manifiesta en la imagen, sea el cuerpo, el rostro y la vestimenta de una persona o las imágenes que la persona / empresa produzcan en ocasiones sin mucha conciencia y en otras con un control rígido.

Uniformidad y diferencia, dos aspectos presentes en los seres humanos que apuntan a la identificación y desidentificación. Muchas veces nuestras tendencias internas nos quieren volver uniformes, que mujeres y hombres seamos iguales o incluso entre mujeres y entre hombres, pero el concepto de “la diferencia” no puede ser eliminada porque una y otra vez volvemos a ella, aunque la neguemos es parte de la existencia humana.

La diferencia sexual es una operación psíquica importante en la constitución de una persona. Pero la diferencia de la que hablo no es a nivel de los derechos humanos o laborales, por supuesto que tenemos que generar sociedades más justas e inclusivas. La diferencia de la que hablo es la forma única que cada persona porta, esta forma está vinculada con eso que nos hace iguales, todos somos mortales.

La uniformidad absoluta es siniestra, bastan los sueños traumáticos que se repiten siempre iguales para comprobarlo. O las imágenes del doble de Dostoievski y Hoffman con El hombre de la Arena, y tantos otros en la literatura o en el cine. Sin embargo, buscamos cierta uniformidad, tendemos a ella. Y muchas veces obtenemos resultados positivos de la uniformidad, el grupo cuando funciona redobla la potencia. 

Otras veces la uniformidad manifiesta ese costado neurótico. Queremos tener lo mismo que nuestras amigas y competimos si no lo tenemos. O bien estamos en una posición mas melancólica ya que nunca alcanzaremos la igualdad. La exactitud con el otro que somos. El yo ideal es esa imagen de nosotros mismos que es otro, porque siempre estamos en una relación asíntota e infinita con él. Más cerca o más lejos, contentos momentáneamente de acercarnos al ideal y frustrados por no llegar nunca. El narcisismo es el campo de las pequeñas/grandes diferencias y esto mucho más que un rasgo de personalidad y de época, es parte de nuestra estructura.

A veces necesito descansar en la uniformidad. Camuflarme un poco en mi uniforme negro, en un ambo blanco o celeste, incluso en un hábito religioso. Es el trampolín perfecto para lanzar mi singularidad. Porque desprenderme totalmente de los uniformes sería ya no estar en este mundo. Como sugiere la obra “El centésimo mono”, ni siquiera los magos tienen trucos para eso. http://www.alternativateatral.com/ficha_obra.asp?codigo_obra=19804

Posted by

I make a difference from image consulting because I connect your external image with the internal one. Clothes and Fashion is not just a superficial thing but this surface is related with your stories and wishes.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s