Fui fan

Fui fan de Clarice, de mamá, del psicoanálisis, de los lentos, del sur, de Buenos Aires, de X, X1, X2 y X3. Adoré el arroz con leche, los peinados sin montañitas, los pares de flores iguales y las cosas que sucedían por arte de magia. Idolatré novelistas, castigué cuentistas, poetas me hicieron el verso. Me zambullí en la elite de la literatura cool. Abaniqué a ortodoxos psicoanalistas, estuve en la disyuntiva entre idealistas versus empiristas, me encandilaron los fundamentalistas, me sedujeron las feministas, no creí en ningún relativista. Traicioné mi sabio miedo a tener una mascota, se me pegaron pelos…